ActualidadArgentinaPoliciales

Habló la madre del adolescente que confesó el crimen del diácono

Antes de entregarse, el joven denunció en un video que la víctima había querido obligarlo a terner relaciones.

Después de la detención de su hijo y mientras en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen despedían al diácono Guillermo Luquin (52), la mamá de Roberto Javier Céspedes (18), arrestado junto a su novio como sospechosos del homicidio, dijo estar “sorprendida y devastada” con la noticia.

La mujer, llamada Edith, dijo a Telefé: “Así como se han sorprendido ustedes, yo como madre estoy muy sorprendida, devastada, le creo a mi hijo”.

“Nos avisaron que lo vieron por Longchamps, decidimos ir a buscarlo, salimos por las plazas, recorrimos todo. Le había dicho a la Policía que iba a colaborar en todo lo que se podía. Vinieron a allanar mi casa ahí me entero de lo sucedido, me llevaron a los lugares adonde se podría encontrar, porque no tenía teléfono, no tenía nada”, detalló la madre del acusado sobre las horas previas a la detención.

La mujer no quiso mostrar su rostro y dijo estar “asustada”. “No lo conozco, lo he visto porque ha pasado con el auto, porque trabajaba acá en el banco”, recordó respecto de Luquin.

Además aseguró desconocer los abusos que denunció su hijo en el video que realizó para confesar el crimen: “Me entero ahí que él manifiesta eso, pero dice que venía pasando desde los 14 años. No sabíamos nada. Vengo sacando conclusiones con mi familia, quizá las varias veces que se ha intentado matar puede que llegue a ser por esa causa”.

Céspedes se entregó junto a su novio, Leonel Iván Martínez (20). Antes de eso grabó un video en el que confesó la participación de ambos en el homicidio y denunció que se defendió de un ataque sexual del diácono. “Quiso obligarme a tener relaciones”, aseguró.

En ese mismo video, el adolescente dijo que le había confesado el crimen a su mamá. “Como no lo creí nunca jamás de esto, como no es una persona agresiva, lo tomé como un chiste. Cuando vino la Policía, me di cuenta que era verdad. Él no tiene problemas con nadie, pueden averiguar, no tiene antecedentes, los vecinos me conocen. No tengo palabras”, aclaró Edith entre lágrimas.

El material que Céspedes grabó con su celular dura 7 minutos y 38 segundos. Sobre el final, el joven cuenta que habló con su familia y que decidió entregarse para contarle todo a la Justicia. Muestra sus manos. “Estas son mordeduras, signos de lucha… Acá me quiso clavar con el cuchillo (muestra una de sus muñecas) y no pudo. Y bueno, eso…”, describió.

Los detenidos quedaron alojados en la comisaría 8° de Villa Galicia. Se espera que sean indagados en las próximas horas.

La clave para identificar a los sospechosos fue una huella digital que los peritos de la Delegación Lomas de Zamora y Casos Especiales de la Superintendencia de Policía Científica levantaron de una de las dos copas de vidrio que fueron halladas en la mesa de la cocina junto a una gaseosa.

La investigación policial determinó que Céspedes conocía al diácono desde hacía algunos años y que la noche del pasado sábado fue con su pareja, Martínez, a visitarlo a su casa de Temperley.

Los investigadores, que desde el inicio sospechaban que el o los autores eran conocidos de la víctima, dijeron que se aguarda que presten declaración indagatoria ante el fiscal de Lomas de Zamora Gerardo Mohoraz.

Crimen del diácono en Lomas de Zamora.
11.06.2019
Foto Maxi Failla
Show More

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close