EconomiaRadial

Estudios de Cobranzas: cada vez son más las humillaciones hacia los Deudores Hipervulnerables

En este contexto pandémico global, se acentuó los hostigamientos y conductas vejatorias impartidas por supuestos “estudios de cobranzas/estudios jurídicos”, provocando en los deudores hipervulnerables, verdaderas situaciones personales de humillaciones, vergüenza, ridículo, que también lo extienden a todos los contactos estrechos familiares, laborales y vecinales, con el único fin que pague una deuda alta en intereses con la financiación realizada o deudas viejas (prescriptas) irrecuperables.

Regularmente, solo se dedican a la gestión extrajudicial del cobro de las acreencias de sus posibles clientes. Su intención final es desprestigiar al deudor al máximo en su imagen ante la sociedad, y poniéndolo en un rango similar a un ladrón o delincuente.

Sus herramientas son diversas:

Llamadas telefónicas, mensajes de texto, mensajes por whats App, envió postal (no carta documento). En todas ellas, amenazan de embargos de bienes y/o de sueldo de carácter “express”, sin juicio previo, como si precediera un embargo como pedir un Delivery de comida rápida.

“Esto se convierte en una práctica totalmente ilegal por las situaciones descriptas anteriormente, como así también infringe el art. 42 de la Constitución Nacional indica que los consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho a condiciones de trato equitativo y digno”.

Por ello se aconseja:

  • Los estudios de cobranzas/estudios jurídicos no son los titulares de la deuda. Son los acreedores (bancos, financieras, tarjetas de crédito). Por lo tanto si se presentan como tal primero exigir poder acreditante para actuar en nombre de las entidades y matrícula de los abogados actuantes.
  • Denunciar ante la autoridad pertinente el acoso por deudas, para garantizar la intimidad personal, familiar y laboral.
  • Ignorar cualquier tipo de llamados y otros métodos de hostigamientos. Recuerde: los embargos no se dictan por teléfono.
  • Si la deuda está vigente, siempre arreglar con la empresa acreedora. Es más económico (no se pagan honorarios ni intereses excesivos) y seguro.
Show More

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close